jueves, 13 de octubre de 2016

Añoranza.

Hoy me ha entrado la Nostalgia. Hoy me he sentido triste, preocupada y desorientada al mirar hacia un futuro tan desconcertante. ¿Donde esta mi yo de antes, mi yo sin preocupaciones?

Me recuerdo con 17 años y medio, recién llamada de la universidad para empezar Medicina, la famosa carrera de Medicina, aquella con la que llevaba soñando los últimos dos años de mi vida. Y por fin me habían llamado, me dieron la gran noticia de que con mi nota de corte había entrado. ¡Que feliz que era en ese momento! Y pasaron los años, fui superando año tras año, como todos mis compañeros. Aun era una niña, ni siquiera tenia la mayoría de edad y me fui de casa para cumplir mi sueño, me daba igual todo, quería lo nuevo, lo desconocido, lo que la vida me había preparado. Y si, supe hacerle frente a todo. O por lo menos lo intente.

Paso primero, aprobé la maldita Bioquímica, aunque aun tengo pesadillas por su culpa. Y Bioestadística, uf como la odiaba. No entendía para que me iba a servir a mi eso, yo quería ser medico en ese momento, no hacer cálculos, quería salvar vidas, no sumar y restar. Ya ni hablar de la Anatomía musculo esquelética, con sus miles y millones de inserciones musculares. Aun no se como me metí todo eso en la cabeza.

Y luego vino segundo, con su Neuroanatomía. ¿A quien de nosotros no se le hizo dura? Las vías descendentes, y ascendentes y los núcleos y las áreas de Brodmann. ¿Os acordáis? ¿Y la Microbiología? Tantos bichitos por allí y por allá. Me acuerdo de tener la habitación empapelada literalmente de posits con el nombre de cada bacteria, virus, hongo o lo que sea. (solo me acuerdo del Boa Boa o algo así jajaja).

Al pasar a tercero ya me sentía algo mas mayor, y seguía sin preocupaciones. Centrada en mi sueño, queriendo despegar ya y meterme de pleno en el mundo de las patologías, lo conseguí, por fin iba a ver diagnósticos, tratamientos... . Tercero fue un gran cambio, uno de esos cambios que recuerdas. Fueron mis primeras practicas en un hospital, tan solo tenia 20 años. Miraba a los pacientes con temor, apenas me atrevía a tocarlos para hacerles la exploración física. Me quedaba tanto por aprender. pero me daba igual, porque lo disfrutaba. De ese año me acuerdo de Anatomía Patológica, otra con la que aun tengo pesadillas. Fue tan densa, tan larga, tan imposible, y aun así lo logre, la aprobé y seguí adelante.

Pase a cuarto, el gran curso de cuarto. Cardio, Neuro, Neumo, Digestivo, Trauma, Reuma... y otras tantas. Todas medicas y quirúrgicas. Todas dificiles, todo nuevo y todo imposible. Si imposible en ese momento, porque ¿ahora? Ahora están mas que superadas, olvidadas en algún lugar de mi mente. Se hacen presentes a través de su ausencia jajaja.

Y llego quinto. Quinto con su bonita Pediatría. Bonita, si, pero dios que larga fue, que tocho. Y las primeras semanas de rotatorio, hospital, consultas, quirófanos, urgencias, centros de salud. Como me gustaba, como lo disfrutaba. Para mi quinto fue lo mejor. No se si es porque lo tengo mas reciente, pero fue el año en el que en mi cabeza las cosas empezaban a tener sentido. Todo se relacionaba con todo. Esa insuficiencia se trataba con ese fármaco, que producía tal complicación que se tenia que abordar de dicha manera y tenias que hacerlo solo con ese procedimiento. Si, todo lo que había memorizado, leído, empollado e intentado entender en mas de 5 años de mi vida, por fin tenia sentido.

Todo eso para encontrarme ahora en el penúltimo escalón, en sexto. Principio de curso, todo lleno de rotatorio. Me encanta y dios como lo sigo disfrutando con las mismas ganas que tenia hace 5 años al entrar en la carrera. Ahora por fin soy yo misma. Voy al hospital, me pongo el pijama verde, mis zuecos y a empezar un gran día. En el hospital todos los días son grandes. Cada uno de ellos, todos. Siempre puedes ayudar a alguien, siempre. Solo tienes que querer hacerlo.

Aun así, esto se acabara y llegara el ultimo escalón, el MIR. El famoso MIR. Y es aquí donde empieza mi temor, mi miedo, mis preocupaciones. Ya lo se, aun me queda un largo camino por recorrer. Pero ¿y si no lo consigo? ¿Y si fracaso? No puedo evitar preguntarme ¿porque me da tanto miedo ahora todo esto y porque no me lo daba antes? ¿Porque pase por la carrera sin darme apenas cuenta? ¿Porque me volaban los días, las semanas y los meses? El MIR es una etapa mas, lo se. Pero es la etapa clave, la que marca tu futuro quieras o no. La que decide lo que seras cada día el resto de tu vida.

¿Sera que dentro de un año y medio me acordare con la misma añoranza del famoso MIR como me acuerdo ahora de todos los años de la carrera?

5 comentarios:

  1. Parece lo lógico pensar que sí, que una vez superado será como otros tantos obstáculos superados en la vida.
    Al final, cada curso y cada asignatura más difícil que la anterior nos da siempre el mismo terror, pero al final resulta que también somos más fuertes y lo conseguimos superar todo, poquito a poquito.
    Esta vez también lo vas a conseguir; es una montaña más alta, pero tú también sabes escalar mejor.
    Y no creo que la plaza que saques defina tanto quién eres; es importante, sí (cuando nos planteamos un sueño no hay quien nos lo quite), pero no tanto como estar a gusto allá donde estés, aprendiendo cada día algo nuevo, creyendo que lo que haces es importante. No es tanto cómo sea la realidad sino cómo la veamos, y yo quiero creer que al final te acabas enamorando de lo que has elegido porque para algo nos hemos chupado tantos años de carrera y lo hemos disfrutado casi todo.
    Mucho ánimo, y sigue disfrutando así que da gusto leerte :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El MIR sale todos los años, eso es un lujo. Si no te sale bien, lo intentas otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una oposición para una plaza de trabajo, es una oposición para seguir formándote. Nuestras oposiciones para obtener plazas de trabajo van después del periodo de formación, y son como las de todo el mundo, y no salen todos los años.

      Eliminar
  3. No estoy diciendo que sea una oposición, aprende a leer.

    ResponderEliminar
  4. Hola Dra. Rv! Desde un poquitín más adelante del camino (sólo un poquito) te puedo decir que no te preocupes por nada y que disfrutes. El MIR llegará, sí, pero no es para tanto, al menos en los 4 meses que llevo de preparación intensiva. No es un período fácil pero a pesar de ello se hace más llevadero pq, al menos hasta ahora tienes tiempo para ti misma, para salir con amig@s y pareja si la tienes, etc.

    Sexto para mi fue el mejor curso de la carrera sin ninguna duda (cuarto también lo recuerdo con mucho cariño) así que disfrútalo pq seguro que después tb lo recuerdas con añoranza. También te he de decir que tampoco pasa nada por sentirse un poco más así algunos días e incluso alguna temporada. Creo que es ley de vida ya todos o a casi todos nos ha pasado, así que tampoco te sientas mal por ello.

    Mucho mucho ánimo y a disfrutar de esta preciosa etapa que lo que tenga que venir vendrá.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu ratito de tiempo dedicado a mi blog! Te responderé en cuanto lo lea. :)